Recomendaciones generales para la alimentación del paciente diabético

La alimentación ideal para los pacientes con diabetes implica incluir la mayor cantidad de alimentos saludables, en las cantidades moderadas y en los momentos del día adecuados, para evitar descompensaciones y picos de insulina. Para esto, el monitoreo constante de la glicemia es una herramienta valiosa que guiará la alimentación de la persona que vive con diabetes, y le permitirá conocer la reacción de su organismo frente a los alimentos que consume y en las cantidades que los consume. De manera general, los alimentos más valiosos de incluir son:

● Frutas y vegetales

● Granos enteros o cereales integrales como la avena, el arroz integral, trigo integral, maíz, quinoa

● Cortes de proteínas bajas en grasa, preferiblemente pescado, huevo, pollo sin piel o pechuga, cortes de res bajos en grasa

● Leguminosas como garbanzos, frijoles, arvejas o lentejas

● Grasas saludables provenientes de semillas, nueces, aguacate y aceites vegetales como el de oliva

● Lácteos descremados o bajos en grasa como yogurt y queso bajo en grasa, y leche descremada

Por otro lado, se debe moderar el consumo de:

● Alimentos fritos y altos en grasas saturadas y grasas trans

● Alimentos altos en contenido de sal (o sodio)

● Productos altos en azúcares simples como dulces, galletas, helados, chocolates

● Bebidas con azúcares agregados como las gaseosas, refrescos azucarados o bebidas energéticas o deportivas

Una estrategia recomendada por la Asociación Americana de Diabetes (ADA) es el método del plato, un método sencillo que plantea una división del plato al comer para asegurar una buena proporción de nutrientes en cada comida. Esta estrategia consiste en llenar la mitad del plato con vegetales como zanahoria, tomate, chayote, hojas verdes, y cualquier otro vegetal que no contenga almidón. De la mitad restante del plato, un cuarto se llenará con proteína como atún, pollo, carne de res, huevo o queso. El último cuarto se debe componer de granos enteros o integrales como arroz integral, leguminosas como frijoles, garbanzos o lentejas o de verduras harinosas como papa, camote, yuca. Este último grupo representa a los alimentos que aportan carbohidratos complejos, que se absorben de manera lenta en el organismo y por lo tanto no elevan bruscamente los niveles de azúcar en sangre.


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo